Información turística

Nerja

Nerja es la ciudad turística más importante de la Costa del Sol oriental.

Magnificamente cuidada, posee unos acantilados únicos, los de Maro, junto a unas playas de gran calidad. Ciudad tranquila y cosmopolita, Nerja posee un gran número de calles peatonales donde poder pasear y hacer compras. Es inevitable la visita al Balcón de Europa, bellísimo mirador al Mediterráneo.

Además de su belleza natural, Nerja posee una auténtica joya arqueológica: La Cueva de Nerja, llamada “Catedral natural de la Costa del Sol”, se encuentra a 750 metros del litoral, a unos 200 metros sobre el nivel del mar. La cavidad abierta al público tiene una superficie de unos 140.000 metros cuadrados, siendo su longitud máxima de 700 metros.

Pero lo más atrayente es la gran columna situada en la Sala del Cataclismo con una altura de 60 metros y un diámetro de 18 metros,formada por la fusión de estalactitas y estalagmitas. La Cueva de Nerja no sólo es famosa por sus yacimientos arqueológicos y su formación pétrea, sino también por su Festival Internacional de Música y Danza, que cada año se repite durante el mes de Julio, festival de gran calidad y en un entorno bellísimo.


Frigiliana

Frigiliana se encuentra en el extremo final de la llamada Ruta del Sol y del Vino.

Desde el 11-13 de junio, coincidiendo con las Fiestas de San Antonio, se conmemora la batalla del Peñón de Frigiliana por medio de la Romería de las Lomas de las Vacas. Otras importantes festividades son en honor de San Sebastián (20 enero) y día de las Cruces de Mayo (3 mayo).

El barrio árabe conserva el sabor de los tiempos pasados, con sus estrechas y pendientes calles de piedras. Es tal vez el mejor conservado asentamiento de los árabes en toda la provincia, y ha recibido varios premios por su belleza y conservación.

A través de todo el barrio árabe que traspasa longitudinalmente la calle principal llegando al centro del pueblo donde se abre la plaza que contiene la iglesia parroquial de San Antonio. Esta es una construcción del siglo XVI, con un coro impresionante, tres pinturas del siglo XVII, torre de reloj y un tesoro que contiene objetos en metales preciosos. A destacar también los restos del castillo morisco, en lo más alto de la ciudad.

Frigiliana consiste, en realidad, en dos centros de población inmediatos, uno de origen morisco y otro de reciente construcción, imitando la arquitectura y estilo del primero. Entre los dos barrios hay dos edificios interesantes: el Antiguo Granero (1767) y un Palacio Noble del siglo XVI, ahora convertido en una fabrica de Miel de caña.